El piojo Juan y la pulga María

EL PIOJO JUAN Y LA PULGA MARÍA

Érase una vez una pulga y un piojo. El piojo se llamaba Juan y la pulga se llamaba María.

A la pulga le gustaban mucho las gachas y el piojo las hacía muy buenas pero Juan no quería hacerlas por miedo a que la pulga se cayera en la sartén.

Un día la pulga no paraba de insistirle al piojo:

“Juan, hazme gachas”

A lo que el piojo contestaba:

“No María, que tu eres muy saltarina, empiezas a saltar por encima de la sartén y te caes”

“Juan, hazme gachas”

“Que no María”

“Juan, hazme gachas”

“No María”

“Juan, hazme gachas”

Tan pesada se puso María que final Juan, cansado, cedió y empezó a cocinar las gachas.

Nada más empezar a hacer las gachas María empezó a dar saltos de alegría y… ¡paaafff!!  Como era de esperar la pulga terminó en la sartén. El piojo, asustado, salió corriendo a casa de la vecina y le dijo:

“Vecinica, déjeme una cucharica pa’sacar a la pulga de las gachicas”

“Pues ves y tráeme leche

“Cabra, dame leche pa’la vecinica y que la vecinica me dé una cucharicha pa’sacar a la pulga de las gachicas”

“Pues ves y tráeme pámpanas”

“Parra, dame pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y que la vecinica me dé una cucharicha pa’sacar a la pulga de las gachicas”.

“Pues ves y tráeme agua

“Fuente, dame agua para la parra, que la parra me dé pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y que la vecinica me dé una cucharicha para sacar a la pulga de las gachicas”.

“Pues ves y tráeme a las tres hijas del rey que vengan a bañarse en mi agua”

“Rey, présteme a sus tres hijas pa’que vayan a bañarse a la fuente, que la fuente me dé agua pa’la parra, que la parra me dé pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y  que la vecinica me dé una cucharicha pa’ sacar a la pulga de las gachicas”.

“Pues ves y tráeme tres pares de zapatos”

“Zapatero, dame tres pares de zapatos pa’ las hijas del rey pa’que vayan a bañarse a la fuente, que la fuente agua pa’la parra, que la parra me dé pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y  que la vecinica me dé una cucharicha pa’ sacar a la pulga de las gachicas”.

“Pues ves y tráeme cerote”

“Perro, dame cerote pa’ el zapatero, pa’que el zapatero me dé tres pares de zapatos pa’las hijas del rey pa’que vayan a bañarse a la fuente, que la fuente agua pa’la parra, que la parra me dé pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y  que la vecinica me dé una cucharicha pa’ sacar a la pulga de las gachicas”.

“Pues ves y tráeme pan”

“Panadero, dame pan pa’el perro, pa’que el perro me dé cerote para el zapatero, pa’que el zapatero me de  tres pares de zapatos pa’las hijas del rey, pa’que vayan a bañarse a la fuente, que la fuente agua pa’la parra, que la parra me dé pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y  que la vecinica me dé una cucharicha pa’sacar a la pulga de las gachicas”.

“Pues ves y tráeme jaras”

“Jaral, dame jaras pa’el panadero, pa’que el panadero me dé pan pa’el perro, pa’que el perro me dé cerote para el zapatero, pa’que el zapatero me dé  tres pares de zapatos pa’las hijas del rey pa’que vayan a bañarse a la fuente, que la fuente agua pa’la parra, que la parra me dé pámpanas pa’ la cabra, que la cabra me dé leche pa’la vecinica y  que la vecinica me dé una cucharicha pa’ sacar a la pulga de las gachicas”.

“Agarra todas las que quieras”– le dijo por fin el jaral.

El piojo Juan venga a cargar jaras y venga a cargar jaras…. Y tan grande hizo el haz que cuando se lo echó a la espalda salió rodando montaña abajo con tan mala suerte que se cayó en un rio y se ahogó.

Mientrastanto, la pulga María ya se quemó en la sartén de las gachas.

Y COLORORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO

El piojo Juan y la pulga María

El piojo Juan y la pulga María
Cuento popular anónimo

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *