ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE UNA JOYA EN EL MAR

Alba había andado por muchos caminos, diversos y largos. Caminos de tierras civilizadas y salvajes. Caminos de tierra y de agua. Caminos de aguas limpias y de aguas turbias.

Alba había vivido muchas vidas, intensas y diversas. Vidas de estudios y de dolce farniente. Vidas de investigación científica y de aventuras. Vidas de docencia y de creaciones artísticas.

Alba se puso a diseñar hermosas cosas, telas y joyas. Joyas de dibujos y joyas de vida.

Un día amontonó sus joyas más preciadas en su bolsa de tela multicolor, y atravesando ríos y montañas, se dirigió al pueblo para venderlas. Sin chanclas paseo por la orilla del mar…¡Cómo disfrutaba de romper las olas y hundirse en la espuma! Con la alegría saltarina de incluirse en el mar, de su bolsa cayeron las joyas. Las recogió con ligereza sin percatarse que una ola le robó una. La pieza, una ondulante forma de plata y cobre, fue arrastrada entre las mareas hasta encallar en una playa.

Entre arenas y aguas poco profundas fue mutando durante años y años. Lenta pero inexorablemente los cambios rozaron los misterios de la vida hasta que traspaso el umbral de lo orgánico. Las moléculas se revolcaron, los enlaces se cruzaron, las sinergias estallaron… La joya inerte tomo vida de la vida. Se convirtió en un ser VIVO. El color de su piel podía cambiar (negro, marrón, naranja…), característica poética y romántica con consecuencias muy prácticas para la supervivencia. Su cola se hizo prensil y les facilito la vida: agarrarse era más fácil que mejorar el desplazamiento. Y se reprodujeron imitando a todo ser vivo. Pero las hembras hicieron un trato: los machos llevarían la descendencia en sus cuerpos.

Los biólogos lo clasificaron como pez, pero sin comprender tantas anomalías. Crearon una familia para ellos, los signátidos, y lo llamaron Hipocampus que era más serio que caballito de mar.

ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE UNA JOYA EN EL MAR
Una HISTORIAZA escrita por Gloria Téllez desde Almería
Alba Sinchanclas (marzo 2018); Lindo caballito colombiano, Nuquí, Colombia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *